Novedades, AMO MANEJAR

Electromovilidad: ¿conocés las diferencias entre un híbrido, un eléctrico y uno a hidrógeno?

septiembre 21, 2022
8

Fuimos a la planta de Zárate y nos pusimos al volante de un auto híbrido, un híbrido enchufable, uno eléctrico y otro a hidrógeno. Te contamos cómo funcionan y cuáles son sus mayores desafíos.

Toyota es líder global desde hace más de dos décadas en la comercialización de híbridos. En nuestro país vende el Prius desde 2009, se trata del primer vehículo híbrido vendido a gran escala y con el que se popularizo esta tecnología; y en los últimos años incorporó modelos como el Corolla y el Corolla Cross, C-HR y RAV4. Así es la marca que mayor oferta de híbridos tiene en el mercado.

Para que tengas una idea de cómo impulsa la movilidad sustentable, hoy más del 90% de los vehículos electrificados que se venden en el país son Toyota.

Pero el camino hacia reducir las emisiones contaminantes y construir un futuro más sustentable continúa, y Toyota se planteó un gran desafío: ser 100% neutra de emisiones de carbono para 2050, abarcando no solo su gama de vehículos, sino también su producción y todas las operaciones de la empresa.

Para conocer las diferentes tecnologías que produce e investiga, fuimos hasta la fábrica que la marca tiene en Zárate y además de dialogar y escuchar en qué consiste cada tecnología, pudimos tomar el volante y dar una vuelta en la pista de prueba.

Las tecnologías que probamos fueron:

  • Híbrido: CHR
  • Híbrido- enchuflable: RAV4 Plug-In Hybrid
  • Eléctrico: Lexus UX300e
  • Hidrógeno: Toyota Mirai.

Tecnología híbrida

Podemos decir que es la primera escala en electrificación y la más conocida por todas. El puntapié inicial lo dio el Prius y hoy está disponible en nuestro mercado en el Corolla, Corolla Cross, C-HR, RAV4 y Camry. Sus principales características son:

  • Cuenta con un motor de combustión y otro eléctrico que alternan su funcionamiento para reducir el consumo y, por lo tanto, las emisiones.
  • Sin embargo, este tipo de vehículos mantiene una constante dependencia del motor de combustión. Su batería de alta tensión se recarga con el motor naftero y no es lo suficientemente grande como para acumular la electricidad suficiente que le permita recorrer distancias considerables sin quemar combustible.

Híbrido.

Es la primera escala en electrificación y la más conocida. Existen varias propuestas en nuestra mercado.

Hibrido- enchuflable

Es la evolución del híbrido “normal”, está formado por un propulsor de combustión, más uno o dos eléctricos y una batería. La diferencia es que en el híbrido enchufable la batería es de mayor capacidad, eso le permite acumular más energía y así logra una digna autonomía eléctrica para un uso cotidiano promedio. Para que tengas una idea, pueden recorrer entre 60 y 80 kilómetros con una carga. Y si necesitas seguir al volante, podés hacerlo con el motor de combustión.

  • Esa batería se puede recargar enchufándola a una red eléctrica. El tiempo de carga dependerá de la potencia del cargador pero en dos horas y media puede completar su capacidad.
  • Esta tecnología resulta hoy como la más indicada para nuestro país, donde la infraestructura de recarga es casi inexistente. Ya que para completar sus baterías se precisa de un cuarto del tiempo si se lo compara con un vehículo 100% eléctrico. Además, existe la opción de cargar combustible en cualquier estación si hay que hacer un viaje largo.

La evolución del híbrido.

Logra una digna autonomía eléctrica para un uso diario citadino (entre 60 y 80 km).

Eléctrico

Está impulsado por motores eléctricos alimentados por baterías, y su autonomía depende de su capacidad.

  • El beneficio es que es más económico moverse con electricidad que usando nafta. Además, no se genera contaminación por combustión y se avanza sin ruidos ni vibraciones.
  • Sin embargo la autonomía es escasa, el valor de estos modelos sigue siendo alto y los tiempos de recarga muy lentos; en este caso, más de 8 horas.
  • Una limitación es que se debe disponer de una red de infraestructura acorde, con estaciones de carga domiciliarias, en las ciudades y en las rutas.
  • Europa, América del Norte y Asia apuestan mucho a esta tecnología.

100% eléctrico.

Si bien no se genera contaminación y es muy silencioso, el desafío es sumar autonomía y contar con una red de recarga sólida.

Hidrógeno

Este combustible parece ser la solución final para eliminar la contaminación. El hidrógeno se combina con oxígeno generando electricidad y vapor de agua como residuo.

  • Un punto a favor es que cargar esos tanques lleva menos de cinco minutos y su autonomía supera los 600 kilómetros.
  • Pero los puntos a revisar todavía son muchos. Hoy el costo de cada recarga en un auto eléctrico usando un cargador rápido en Europa es similar a lo que cuesta llenar el tanque de un auto naftero, pero en uno a hidrógeno puede costar el triple.
  • Además, son muy pocas las “hidrolineras” a nivel mundial. Y el otro dato clave es que si bien el auto a hidrógeno no contamina, la producción de hidrógeno sí puede serlo y a gran escala. Sólo el “hidrógeno verde” no lo es pero su producción seguirá siendo muy cara hasta 2030 por lo menos.

La gran apuesta.

Parece ser la solución final para eliminar la contaminación. Cargar sus tanques lleva menos de cinco minutos.

"

Con el objetivo de ser 100% neutra de emisiones de carbono para 2050 Toyota introdujo en los 173 mercados donde opera distintas tecnologías. Nos pusimos al volante y te contamos de qué se tratan algunas de ellas

"
LAS MÁS LEIDAS