Sacate el miedo

Diván sobre ruedas: cuando no podemos manejar el miedo a manejar

febrero 9, 2018
18
Compartido 0 veces

 Son muchas, muchísimas las mujeres que manifiestan MIEDO A MANEJAR. ¡Y claro que sé de qué se trata!. No sólo porque como psicóloga lo escucho de mis pacientes. También le ha pasado a amigas, colegas y fundamentalmente porque yo también he sentido miedo a manejar.

Para las mujeres que no manejan el mundo se divide en “las mujeres que manejan” y “las que no”. Ahí están ellas, las “otras”, audaces, valientes.. que se toman del volante y se llevan el mundo por delante… y las que no manejan, con miedo a llevarse por delante otros autos, otras mujeres, perros, postes de luz y todo lo que se cruce en el camino. Mujeres que sienten que nunca se van a animar, que renuevan la licencia sin usar, cual promesa de libertad, que ven como las “otras” pasean, viajan, van calentitas en invierno y fresquitas en verano dentro de sus autos.

Mujeres que escuchan frases del tipo “es fácil, animate”, “te cambia la vida”, “¿cómo que no manejás?”.

Para las que viven en una ciudad grande la comodidad de manejar está dada por las distancias; para las que son del interior no siempre cuentan con transporte público y ni hablar si tenés que depender de un remise en un día de lluvia. Mejor salir a empaparse a que te atienda la operadora!
Cuando las ven pasar a ellas, cuál mujeres de publicidad, con el vidrio bajo, cabellos al viento y música de película; y se miran a sí mismas cargando bolsas, manoteando a los chicos para que no se escapen, levantando la mano como pueden para que les pare el colectivo repleto de gente… es ahí cuando se preguntan ¿QUE TENDRÁN ELLAS QUE NO TENGA YO?.
Las invito a cambiar por la pregunta ¿Qué manejan ellas que no manejo yo? ¿Miedo a qué es en realidad?.. ¿A liberarte? ¿A ser más independiente? ¿A soltar?. Porque si bien a todas les provoca la misma sensación pavorosa el hecho de manejar por Libertador o que pase por al lado el 152, no en todas se debe a lo mismo.
El miedo es propio de cada una, subjetivo, y poder ubicarlo seguramente les permita poder lograr estar al volante.

Hasta la próxima,

Eugenia Etcheverry

Psicoanalista (MN 41017).

Columnista Invitada “Diván sobre ruedas”

 

LAS MÁS LEIDAS