Consejos

Aprender a frenar

febrero 18, 2020

Nada más importante que aprender a PARAR. En las calles y ¡en la vida!. ¿Alguna vez te detuviste a pensar en la importancia de las esquinas en las calles? Las esquinas son nuestro querido lugar de encuentro, cuantas veces quedaste con un a amiga encontrarte en tal esquina…. Las esquinas además son un punto de intersección dónde nos cruzamos con peatones, automovilistas, ciclistas, gente que anda en monopatín, motociclistas, y todo tipo de nueva movilidad.  Y dónde existe una ley básica: FRENAR, que equivale a ir disminuyendo la velocidad antes de llegar, bajando un cambio en el caso de los autos manuales y frenar. Sí, frenar. DETENERNOS.

Esta ley de convivencia y norma de tránsito, si se cumpliera, simplificaría TODO. Haría las calles más lindas, más dinámicas, habría menos incidentes, y para las personas que andan tan apuradas, inclusive lograrían llegar más rápido.

A esta querida norma, se suma una más importante, la PRIORIDAD DE PASO DE PEATONES. En las esquina, y al girar. Siempre. Al volante de tu auto, moto, monopatín, bici. SIEMPRE la prioridad de paso la tienen los peatones, que un dato interesante es que odas en algún momento del día lo somos, y nada más lindo que poder caminar y cruzar una calle de forma tranquila, sin tener el stress de ocuparnos que alguien bondadoso o mejor dicho, respetuoso, FRENE y NOS CEDA EL PASO.

Siempre contamos, que hace unos años, de viaje en California, todo San Diego se quedó sin luz. TODO. Calles por supuesto sin semáforo. Podría haber sido un caos pero fue la experiencia más maravillosa que tuve en las calles. Cada auto, cada moto, cada ciclista, FRENABA en la esquina y cedía el paso a peatones y se turnaba con el auto que venía en la calle que atravesaba para que pasen. Hacían el famoso, me toca a mí, te toca a vos, uno y uno. ¿Son de otro mundo?. NO, solo cumplen una norma, FRENAR y CEDER. Algo que inclusive si lo aplicamos en la vida misma, traería muchísimo más amor en este planeta que tanto lo necesita.

En las esquinas, aprendé a frenar. En la vida, también. Vas a ver que vas a observar cosas que seguramente te estás perdiendo. Y ojalá que en esa esquina, sea un lindo lograr para que nos encontremos.

 

LAS MÁS LEIDAS