Sacate el miedo

Diván sobre ruedas: ¡El examen de manejo me da terror!

mayo 6, 2019
1
Compartido 0 veces

De las tantas consultas que nos llegan, sorprende la cantidad de mujeres que manifiestan un gran temor a rendir la prueba de manejo. “Tengo fobia al examen” es la frase que más se lee.
Todas sabemos que sin licencia no hay volante, es decir, que debemos rendir un examen teórico y práctico para conseguir nuestro ansiado carnet, que nos habilite a poder circular con nuestro vehículo (auto, moto).
Ahora bien, ¿qué pasa cuando esta prueba en lugar de activarnos nos bloquea? Muchas mujeres manifiestan que se sienten cómodas y seguras en sus prácticas de manejo, pero el hecho de ir a rendir se vuelve una situación temida y comienzan a procastinar, incluso abandonan la idea del examen y por consiguiente de manejar.

Es interesante pensar qué representa esa situación de rendir, qué prueba deben superar? Muchas veces las expectativas del entorno (ya sea familiar o social) funciona obsturando nuestro deseo. El contexto nos pone a prueba y aparece el miedo de no estar a la altura del deseo del otro.
Otra veces, somos nosotras mismas quienes saboteamos nuestro propio deseo; ya sea por temor a fracasar o, por su contracara, el miedo al éxito.
No podemos negar que el hecho de no manejar nos vuelve más dependientes, menos libres; y tenemos que estar a merced de un otro que “nos lleve” (familiar, amiga, taxista, colectivero, etc). Por otro lado no podemos dejar de lado que el hecho de sentarnos frente al volante, poner primera o directa y arrancar no sólo nos brinda alas de libertad, sino que nos lleva a asumir nuevos riegos y responsabilidades.
Por lo cual se podría pensar (es un el único modo) al miedo a rendir como una defensa a tener que cambiar de estatus y enfrentarnos a nuevos desafíos.
A veces es más cómodo quejarnos por nuestras faltas, que prepararnos para enfrentar con éxito los nuevos retos.
“¿Y si me va mal en el examen?”preguntan otras. No pasa nada, absolutamente nada. A no desanimarse y volver a intentar!!

A continuación algunos tips que pueden servir de ayuda para el momento (y la previa) de rendir el examen:

1 – La práctica da seguridad y conocimiento. Practicar hasta último momento, para ganar seguridad y confianza en las maniobras.

2 – Pensar que no es la única oportunidad en la vida de rendir. Si no se aprueba el examen se puede volver a realizar. Y de última sirve para conocer en qué maniobras focalizarse y practicar.

3 – La situación de examen es una simulación, en el sentido que no hay peatones, ni otros autos, etc. Esto baja los niveles de ansiedad.

4 – Pensar qué cosas cambiaran a partir de poder conducir: mayor independencia, viajes, comodidad, paseos, etc. El examen de manejo es sólo un paso previo a todos estos deseos por cumplir. A veces visualizar la imagen de una mujer al volante o de vos misma con tu licencia, ayuda.

5 – Realizar todo lo que habitualmente nos hace bien y cada una conoce: meditación, técnicas de respiración, escuchar un buen disco, etc.

6- Si en el medio de la prueba, te ponés nerviosa, respirá y volvé arrancar.

 

Eugenia Etcheverry

Psicoanalista (MN 41017).

Columnista Invitada “Diván sobre ruedas”

 

foto: Gracias Photo by Verne Ho on Unsplash

LAS MÁS LEIDAS