Manejo seguro, Consejos

Si tomás alcohol, también tomá conciencia

diciembre 24, 2020
0

Se vienen las fiestas y aumentan los brindis y el consumo de alcohol. Muchas personas subestiman los efectos y alteraciones que produce en el organismo y pueden pensar que con una copa no pasa nada, sin embargo, genera alteraciones en el sistema nervioso que impactan en la conducción segura. ¿Qué me produce? ¿afecta a todos por igual? ¿cuánto cuesta la multa? ¿me sacan el auto? Contestamos algunas de las preguntas más frecuentes.

¿Hay un límite de alcohol en sangre que sea correcto o bueno?

No. Como cualquier otro tóxico, no es bueno. Sin embargo, dadas las costumbres en el consumo de alcohol, muchas sociedades determinan límites de consumo para conducir. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que el límite máximo permitido de alcohol no debería exceder los 0,5 gr/L de sangre y recomienda adoptar límites más bajos aún. Sin embargo, hay sociedades como las del Reino Unido que tienen límites superiores (0,8 gr/L de sangre) y otras como la japonesa que estableció un límite 0,15 gr/L. Por lo tanto, el límite de alcohol para conducir es una convención social y no un algoritmo matemático.

Pero es importante saber que con niveles de 0,2 gr/L de alcohol en sangre se percibe una sensación de desinhibición que muy probablemente puede hacerte tomar riesgos que de otra forma no los tomarías. Estudios internacionales detectaron que habiendo bebido, los conductores usan menos el casco y el cinturón de seguridad, y conducen a más velocidad. Además, potencia las otras causas de siniestros sobre las que alerta la OMS: el consumo de sustancias psicoactivas, elementos de distracción, somnolencia y fatiga.

¿Por qué hay distintos niveles permitidos a lo largo de nuestro país?

la Ley Nacional de Tránsito permite 0,5 gramos de alcohol en sangre, pero las provincias y municipios pueden suscribir o no porque tienen autonomía normativa. Es por eso que en algunas provincias la exigencia del nivel cero ya es una realidad. Es el caso de Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro Y Santa Cruz. Además, hay ciudades –Mar del Plata, Neuquén, Posadas y Santa Fe– que ya legislan bajo la misma idea.

¿Cuáles son los efectos que causa el alcohol?

  • Reduce el sentido de la responsabilidad y resulta más difícil mantener un nivel de atención.
  • Aparece la fatiga.
  • Se perciben peor las luces y se es más sensible a los deslumbramientos.
  • Se altera el equilibrio y los movimientos pierden precisión.
  • El campo visual disminuye en gran medida  y surgen problemas para mantener la concentración visual.
  • Aumenta el tiempo de reacción.
  • Resultan más difícil las maniobras que requieren doble atención, por ejemplo, las incorporaciones a una vía o situaciones de mucho tránsito.
  • Es mucho más difícil percibir los elementos que hay en los laterales de la vía, como por ejemplo si se circula por un túnel.
  • Además de estos puntos, cuando conducís luego de beber, el tiempo de reacción, de decisión y de respuesta aumenta considerablemente, por lo que si surge una situación crítica al volante, como esquivar un auto o frenar de repente, seguramente el resultado no será bueno.

¿A cuánta bebida equivalen 0,5 gramo de alcohol en sangre?

Como regla general, se puede decir que es el equivalente a dos copas y media de vino o dos chops de cerveza como máximo. Pero esto cambia según la persona.

¿El alcohol afecta a todos por igual?

No, esto depende de muchos factores. Y tené en cuenta que nosotras somos más sensibles a sus efectos porque tenemos más agua en el organismo. Por eso, si tomás lo mismo que un hombre, por más que pesen igual, seguramente él tendrá un nivel de alcoholemia menor. Además, más allá del sexo, la alcoholemia depende del peso, contextura física, tipo de bebida, edad, contenido estomacal, ritmo y velocidad de ingestión, tolerancia adquirida, enfermedades, condiciones psíquicas, hora del día, consumo de drogas, entre otros.

¿Es lo mismo tomar alcohol ingiriendo alimentos o no?

No, el nivel de alcoholemia será menor si se consumen alimentos, porque estos competirán con el alcohol en el proceso de metabolización, retardando sus efectos.

¿Qué pasa si me paran y el control me da positivo?

Si el resultado es mayor al permitido:

  • Se labra una contravención, se retiene la licencia del conductor (se otorga una licencia provisoria por 3 días corridos) y se remite el vehículo.
  • Se imprimen dos tickets con el resultado del test realizado y se procede al labrado de actas e informes.
  • Se remite el vehículo a la playa de acarreo correspondiente; previa realización de la Constancia de Remisión del vehículo detallando el estado general del mismo (no se cobra el acarreo).
  • Se le informa al contraventor que deberá presentarse en la Fiscalía dentro de los 5 días hábiles de labrada el acta contravencional para regularizar su situación.
  • Se comunica a operadores la medida adoptada quienes, a su vez, la informan a la Fiscalía.
  • No se puede ceder el volante en caso de ir con un acompañante.

Curso de contraventores. Una vez que el resultado de la prueba de alcoholemia da positivo y este es certificado por la Fiscalía, al contraventor pueden ordenarle realizar el curso llevado adelante por la Secretaría de Transporte. El mismo consiste de 2 jornadas de 4 horas cada una.

¿Qué costo tiene la infracción?

  • Alcoholemia positiva: desde $3.210 a $21.400.
  • Negarse al control: de $6.420,  si conducís un transporte público $12.840.
  • El acompañante de una moto que supere los límites permitidos será sancionado con una multa de $2.140.

Los jóvenes y el alcohol

Un estudio sociocultural que llevó a cabo el Observatorio Nacional de Seguridad Vial determinó que si bien el 93% de los conductores de autos y motos tiene claro que beber y conducir aumenta el riesgo de sufrir un siniestro vial, aproximadamente el 20% asumió haber conducido un vehículo bajos los efectos del alcohol. Este valor asciende a 27% y 29% entre jóvenes de 16 a 35 años conductores de autos y motos respectivamente, posicionando a los jóvenes como principal grupo etario de riesgo frente a esta problemática.

¿Por qué los jóvenes son los más propensos a consumir alcohol y conducir?  

Una investigación que desarrolló la Agencia Nacional de Seguridad vial reveló que a los jóvenes entre 16 y 30 años no les perocupa este tema. ¿Las razones posibles?: predomina un sentimiento de excepción, es decir, la suposición de “a mí no me va a pasar”, situación que potencia la decisión de conducir luego de beber bajo una falsa creencia de control de la situación. En segundo lugar, se le atribuye al alcohol un rol de factor social de inclusión, un hábito propio de la adolescencia y que se encuentra en todos los momentos de sociabilidad. Y por último, sienten que no serán controlados y/o sancionados por conducir bajo los efectos del alcohol, ya que perciben una ausencia de control, o que bien, podrán evitar fácilmente los controles.

Es importante que sepas que, a partir de una tasa de alcohol de 0,5 g/l, los efectos en casi todas las personas son más que evidentes. Pero no sólo hay que tener en cuenta ese límite legal, sino que hay que ser consciente que para conducir se necesita lucidez plena, por lo tanto alcohol y conducción son incompatibles. ¿Querés tomar alcohol? Hacelo, pero también te pedimos que tomes conciencia y no conduzcas.

 

 

"

Para conducir necesitamos tener plena lucidez, es por eso que alcohol y conducción son incompatibles

"
LAS MÁS LEIDAS