Fichas MAV, GPS MAV, GUIAS GPS, AMO MANEJAR, ¿Qué auto me compro?

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un auto?

septiembre 7, 2021
0

La decisión está tomada, “este año me compro un auto”. Sin embargo, surgen muchísimos interrogantes: ¿dónde lo compro? ¿qué tengo que saber? ¿cómo sé si está con los papeles al día? ¿el kilometraje será real?. Te compartimos la información necesaria para que además de comprar bien, disfrutes el proceso de la elección.

  • ¿Por dónde empezar?

Hay varios factores, y el que definirá en gran parte la búsqueda será el presupuesto, y decidir si irás por un OKM u optas por un usado. La primera opción te llevará directamente a un concesionario donde te orientarán durante todo el recorrido hasta tener la llave en mano. Y escuchá las opciones de financiamiento que ofrecen. Luego sólo deberás decidir la silueta y el equipamiento que mejor se adapte a tus necesidades. Mientras que si optás por comprar un usado, tendrás que contemplar un montón de puntos que iremos detallando.

  • Costos de mantenimiento.

Sea nuevo o usado, más allá del precio del auto, tené en cuenta el costo mensual para no llevarte una sorpresa. Pero antes calculá los costos aproximados para la inscripción de un vehículo 0 KM o la transferencia de un vehículo usado en este link.

De patente vas a tener que pagar anualmente un porcentaje del valor fiscal del vehículo (en CABA es un 3,5%). Cuanto más caro sea, mayor será el monto a abonar. Y el valor del seguro depende, más allá del valor fiscal del vehículo, de la localidad en la que vivís y la cobertura que elijas. En distintas web podés calcular el precio estimado del seguro. A esto súmale combustible, que varía de acuerdo al uso que le des, lavado, garaje, peajes y mantenimiento.

  • ¿Qué uso le vas a dar?

¿Cuántas personas soles transportar?, ¿vas a manejar más en ciudad, en la ruta o fuera del asfalto?, ¿necesitás mucho espacio de carga?, ¿el auto es solo para tu uso o será el auto familiar?. Al contestar estas preguntas podrás saber la silueta más acorde a tus necesidades. No es lo mismo buscar un auto chico para trasladarte mayormente por la ciudad, que un auto familiar con buena capacidad de carga, o una SUV que te brinde la versatilidad de viajar en familia (¡o con amigas!) y salir del asfalto. Hay opciones para todos los gustos, y tu desafío será tener claro cuál es la categoría que tenés que mirar: chico, mediano, sedán, 5 puertas, SUV, camioneta…

  • ¿Manual o automático?

Es una elección muy personal. Si lo utilizás mucho en la ciudad, sin duda la caja automática resulta muy cómoda para lidiar con el tránsito. La buena noticia es que actualmente casi todos los autos presentan ambas opciones.

  • ¿Motor grande o pequeño?

Los avances tecnológicos nos presentan motores pequeños que ofrecen una excelente autonomía (gastan poco combustible) y otros más grandes que brindan una gran potencia. Y también están los turboalimentados que ofrecen potencia sin consumir tanto combustible.

  • La seguridad es importante.

Más allá de revisar el equipamiento de este rubro, para determinar qué tan seguro es un vehículo podés chequear el resultado que recibió en las pruebas de choques por el LatinNcap, IIHS (Insurance Institute for Highway Safety),  la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration). Desde MAV creemos que es vital, como base, que el auto cuente con frenos ABS, airbags, anclajes ISOFIX (si es OKM estos son ítems obligatorios), además de control de estabilidad. Y por supuesto, si tu presupuesto lo permite, sumá tecnología que te proteja a vos y a los que viajan dentro del vehículo. Además, prestá atención que ofrezca los ítems necesarios para facilitar tu rutina. Conectividad Bluetooth, puertos USB, climatizador y control crucero… entre otros.

  • ¿Le compro a un particular o voy a una concesionaria?

Si vas a comprar un usado, ambas alternativas son igual de sólidas y apropiadas. Conocer y confiar en la persona que lo vende  y saber de dónde proviene el auto es ideal, pero no siempre tenemos un amigo o amiga  que venda el modelo que estamos buscando. Por eso también es muy válida la opción de comprarlo en una empresa especializada, que chequea el estado general de los vehículos que vende, te brinda tres meses de garantía, revisa que todos los papeles están en orden y te guía durante todo el proceso de la elección, lo cual nos da mucha tranquilidad en el proceso.

  • ¿Cómo sé si ese lugar es confiable?

Fijate si tiene trayectoria, informate, y verificá los comentarios y calificación en google.

  • ¿Tienen garantía los usados?

Por ley, los comercios especializados deben ofrecer garantía de caja y transmisión por tres meses. Mientras que el particular no está obligado a brindarla. Y difícilmente encuentres particulares que la otorguen.

  • ¿Cuál es un promedio lógico de km por año?

El promedio ideal es entre 10.000 km a 15.000 kilómetros por año, y es muy importante que el mantenimiento se realice en tiempo y forma.

  • ¿Es posible detectar si el kilometraje fue “retocado”?

La mejor forma de detectarlo es buscando indicios que te lleven a sospechar, y en algunos casos, escanear el auto puede revelar un kilometraje adulterado. Una buena forma de estar más tranquilas es verificar si realizó todos los servicios de mantenimiento en un concesionario. Aunque sabemos que cuanto más antiguo sea el auto, será más difícil que cumpla este requisito. Por eso te recomendamos que vos “leas” lo que dice el auto: ¿el volante está muy desgastado? ¿la palanca de cambios o el apoya brazos? ¿y los pedales? Eso nos habla de su uso, además de observar si las butacas están vencidas, entre otros detalles.

  • En forma estática, ¿qué debo mirar?

Además de lo mencionado anteriormente, fijate el estado de los neumáticos. Por ejemplo, un auto de 10.000 km debería tener los originales con un bajo porcentaje de desgaste, mientras que uno con 50.000 km podría tener sus neumáticos originales muy desgastados o nuevos recién colocados. Después, aprovechá para tocar, mirar y examinar cada detalle. Solo así vas a poder detectar señales de golpes, rajaduras o abolladuras, constatar el estado de la pintura, verificar el piso y la rueda de auxilio. Además, subí y bajá las ventanillas, abrí y cerrá las puertas y prestale atención a los sonidos. Asegurate de que no haya fricciones ni ruidos extraños.

Puertas adentro, verificá el estado del tapizado, de los cinturones de seguridad, probá los botones, mirá los datos del tablero, prendé el sistema de audio, la calefacción y el aire acondicionado. En síntesis, ¡tocá todo!!!

  • Al levantar el capó, ¿qué miro?

Lo ideal es hacerlo revisar por alguien idóneo. Pero no pierdas la oportunidad y vos también dale una mirada. Fijate si el motor está seco, que no tenga transpiraciones de aceite, y que las ópticas y sus trabas estén en buen estado. También verificá el estado de los tornillos, las mangueras y abrazaderas, fijate que no tengan faltantes ni estén melladas, eso indicaría que el motor tuvo varios desarmes o bastante manoseo. Y si el bidón de agua tiene óxido en los alrededores, te advierte que el auto se recalentó en más de una oportunidad.

  • ¿Puedo ir con un mecánico?

Sí. Y si no tenés uno de confianza, existen servicios de revisión especializados que se pueden contratar por internet. Te recomendamos a https://www.verifica.com.ar/ que realiza la verificación mecánica del auto usado que querés comprar y por ser parte de MAV tenés un 10% de descuento. Escribiles de parte nuestra.

  •  ¿Lo puedo probar?

Sí, tanto en las agencias como en los concesionarios. En ambos con una cita previa y tomando las medidas sanitarias correspondientes.

  • Al dar una vuelta. ¿A qué debo prestarle atención?

Poné atención a los ruidos en el tren delantero, a la amortiguación, que los cambios entren fácilmente, con suavidad, que el embrague esté en un nivel medio de despegue y no muy duro o bajo. Además, prestá atención a los ruidos y chasquidos que puedan surgir. Para que la prueba sea óptima, te recomendamos transitar por una calle empedrada. Sin duda, toda esa experiencia al volante te va a permitir conocer cómo es la posición de manejo y su andar general. En esa primera impresión vas a sentir y empezar a conectarte con tu posible futuro auto.

  • ¿Es posible chequear si tiene deudas o multas sin pagar?

Las patentes se consultan online. Mientras que si el vehículo está radicado en el interior del país, hay que consultar en la jurisdicción correspondiente. Las infracciones se consultan en DNRPA. Es el único informe nacional que se puede pedir y tiene un costo de $2940. Se pide online en este link y te llega en 24 horas vía mail. Si querés chequear las infracciones de tránsito, también podés ingresar a las web de las distintas jurisprudencias y chequearlo. Por ejemplo, las de CABA las podés verificar en este link, mientras que las de Provincia de Buenos Aires en este sitio.

  • ¿Cómo sé que no viene “flojo” de papeles?

Las agencias se ocupan de todo, de todas formas, solicitar un informe de estado de dominio puede ayudarte a confirmarlo. Para eso debés ingresar a este link.

Consejos MAV

  1. Repuestos. Que la marca y el modelo sean conocidos te da la pauta que vas a poder conseguir los repuestos oficiales con facilidad. Esto es vital para los arreglos o el mantenimiento del vehículo. En el caso de avanzar con un usado, si es muy antiguo que no se ve mucho en la calle y que no se fabrica más, el panorama será otro.
  2. Escuchá a los usuarios y usuarias. Para conocer la experiencia de uso de otras conductoras te recomendamos ingresar a los distintos foros independientes (evitá los oficiales de las marcas) y conocer la opinión sobre el auto que querés comprar. Lo bueno y lo malo. Allí los buscadores de internet son de gran ayuda. Y además mirá nuestros test drive y car tour MAV!.
  3. Reventa. Para asegurarte una buena venta futura, optá por un modelo de gran demanda, que se vea mucho en la calle. Eso te dará más posibilidades de venderlo rápidamente. Para que tengas una idea, los usados más vendidos de agosto fueron: Volkswagen Gol y Trend, Chevrolet Corsa y Classic, Toyota Hilux, Renault Clio, Ford Fiesta, Fiat Palio, Ford Ecosport, Focus, Ranger y Ka.
  4. Ojo con los discontinuados. Este punto se asocia al anterior, si comprás un auto que no se fabrica más, con el tiempo irá perdiendo valor. ¿Cómo conocer las actualizaciones y los nuevos modelos que se venden en el mercado? Leé nuestra sección del Mundo de los autos.
  5. ¿Dónde lo vas a guardar? Si contás con un garage de espacios reducidos tomá las medidas para no tener sorpresas a la hora de estacionar. Además, la convivencia será diaria y es vital que el vehículo ingrese bien y te deje el espacio que necesitás.

+Info. Ingresá a este link para conocer todos los pasos para hacer la transferencia. 

 

LAS MÁS LEIDAS