Consejos

Cuidemos a nuestro planeta

septiembre 25, 2019
0

 

Para cuidar a nuestro querido planeta, que tanto nos necesita,  no es necesario afiliarte a una organización ecologista. Basta con implementar pequeños hábitos en tu vida cotidiana. ¿Te sumas a la rutina verde MAV?

 

Tu auto

Moderá el uso del vehículo particular, especialmente cuando tengas que hacer distancias cortas. La bici, el monopatín o tus dos patas, son ideales

Cuando sea posible no viajes sola, y organizate para viajar con otros

Controlá la presión de los neumáticos de tu auto para que ahorre combustible y el motor no lo queme en exceso

Realizá todos los mantenimientos del vehículo según el manual del mismo

No aceleres cuando el vehículo no esté en movimiento

Moderá tu velocidad: a mayor velocidad mayor el consumo de combustible

Nunca cargues innecesariamente tu vehículo con mucho peso: a mayor carga mayor consumo de combustible

En tu auto también podés separar los residuos, tené siempre una bolsita para tirar lo que se puede reciclar

 

Tu auto y tu lugar de trabajo

* Nada más lindo que un buen baño de inmersión. Pero no todos los días. Si podes reducir el tiempo de baño sólo dos minutos, ahorras miles de litros de agua y una buena cantidad de energía que se consume al calentarla. 

* Evitá que en casa existan perdidas en tanques, inodoros, canillas, etc.

* Ni bien te levantes, abrí las persianas y aprovechá la luz natural. Dejá las lamparitas para la despedida del sol.

* Regla de oro: apagá todo lo que no estés usando. Nadie necesita 5 luces encendidas al mismo tiempo ni pasear por la casa con la tele de fondo. Conviene también desenchufar los electrodomésticos: los que tienen programa en espera o stand-bye, gastan un montón de energía de manera innecesaria.

* Comprá lámparas de bajo consumo: duran hasta 10 veces más y consumen un 75% menos de energía.

* Desprogramá el salvapantallas de tu computadora: sólo malgasta energía.

* Si tenés lavavajillas, no lo enciendas hasta que esté lleno. Lo mismo, con el lavarropas.

* Separá la basura. Latas, botellas, metales, papeles, cartones, telas, lanas, cueros, plásticos, sachet, tapitas, etc se pueden reciclar, SIEMPRE LIMPIOS. En la mayoría de los barrios, hay tachos para separar lo reciclado. Si vivís en un barrio o en un edificio que aún no se sumó al programa de reciclaje, proponelo o armalo. Lo mismo, con las pilas y otros desechos tóxicos. No arrojes basura en las veredas, calles y rutas. Y, mucho menos, en los cursos de agua.

* Usá la creatividad, con latas, botellas, etc podés hacer un montón de cosas. Por ejemplo, las latas sirven para portalápices. Las botellas cortalas por la mitad y podés hacer macetitas. Los neumáticos, pueder ser grandes asientos. 

* Volvé a las servilletas de tela y gastás menos papel, ayudarás al mundo verde.

* Cuando vayas de compras, seleccioná productos cuyos envases sean retornables o biodegradables. Y llevá tus propias bolsas ecológicas para llevar las compras y para las verduras: cuanto menos plástico haya en casa, mejor. Reutilizá las bolsas de plástico que tengas: no colecciones bolsitas.

* Comprá productos de limpieza biodegradables y líneas ecológicas. Existen muchas en el mercado. No compres, en lo posible, productos en aerosol. Si tenés otra opción, preferila.

* En el hogar, usá con moderación los productos químicos, especialmente los de limpieza e insecticidas. Estudios recientes demuestran que el nivel de contaminación ambiental dentro del hogar es superior al del exterior, y esto se debe a los productos de limpieza e insecticidas que abundan en las casas. Esto podría ser la causa del notable incremento de las enfermedades respiratorias, asma, alergias, etc. E irritaciones de la piel que se observan en los últimos años.  

* Recordá que no son biodegradables ni los plásticos, ni el telgopor ni el vidrio. Y que son muy contaminantes las pilas, los aerosoles, el telgopor, los productos de limpieza y los insecticidas. Podés limitar el uso de detergentes usando una solución de vinagre o limón: sirve para cerámica y vidrios y es desengrasante. Para limpiar el horno, rociar con agua caliente y agregar bicarbonato de sodio; luego, fregar suavemente con virulana fina.

* En lugar de naftalina, que afecta al hígado y los riñones, utilizar bolsitas con flores de lavanda.

* Para ahorrar energía, al cocinar evitá que la llama sobresalga del recipiente. Preferí las ollas a presión o de materiales especiales, que permiten una cocción más rápida y a fuego lento.

* Utilizá el aire acondicionado en 24 grados

 

Nada más importante que TU aporte. Contagiá tu rutina verde en tu casa, en tu trabajo y con tus seres queridos.

 

Especialista Consultada: Revista Eco, UNIDA

 

Photo by Jandro Martinez on Unsplash

Foto neumático: buzzfeed.com

 

Ideas con neumáticos

LAS MÁS LEIDAS