Mejor en bici, En dos ruedas

¿Cuál es la bici ideal para los más chicos?

enero 4, 2021
0

Andar en bici es una actividad divertida y saludable apta para todas las edades, y está en nuestras manos que los niños que nos rodean se sumen a esta movida que aporta muchísimos beneficios y que cada vez cuenta con más adeptos. Además resulta un buen programa para disfrutar en familia y generarle a los más chicos un hábito saludable.

Pero a la hora de comprar la bici para los chicos surgen varias preguntas, ya que la cantidad de oferta es abundante y la información escasa. ¿Sirve comenzar con una bici sin pedales? ¿Qué tamaño de bicicleta debo elegir? La reconocida ex ciclista argentina Dani Donadío y Luciano Canaglia, a cargo de una de las cadenas de bicicleterías más prestigiosas del país nos contestan las principales dudas que surgen en el momento de la elección.

¿A partir de qué edad se recomienda iniciar a los chicos?

Para empezar, a partir de los 2 años, las camicletas (bicicletas sin pedales) resultan una buena opción, ya que les permite aprender a mantener el equilibrio sobre dos ruedas, mientras utilizan los pies para impulsarse. Así se divierten, luego descubren que se pueden sentar y que si se impulsan toman velocidad, algo que los motiva. Es todo un proceso de descubrimiento que los va familiarizando y les permite desarrollar su coordinación y autonomía. Aprenden la lógica de la estabilidad de la bici, cómo balancearse, y se van preparando para iniciar la mecánica del pedaleo.

¿Cómo saber cuál es el tamaño adecuado?

Es fundamental optar por una bicicleta con el tamaño adecuado, “no hay que comprar una más grande para que le dure, ya que les suele dar miedo y no van a querer subirse”, explica Daniela Donadío. Generalmente se define por la altura. Existen tablas de referencia que nos indican el rodado.

Es claro que para aprender a pedalear los chicos deben poder frenar y girar con una sensación de estabilidad y seguridad. Instintivamente tenderán a poner el pie en el suelo para estabilizarse, por lo tanto, deben poder pisar fácilmente el suelo. El principio ambos pies deben llegar planos al suelo, y a medida que se desarrolla el equilibrio subiremos el asiento y solamente tocará el suelo con la punta del pie.

Sin embargo, si hay dudas o el niño no sabe andar sin rueditas, se recomienda elegir el rodado mas chico, ya que uno grande resulta más difícil de controlar, y le puede generar miedo. Algo que debemos evitar desde el primer momento. Por eso, en la etapa de aprendizaje es vital optar por una bici que sea fácil de maniobrar.

 ¿Qué me fijo para asegurarme que el tamaño es el correcto?

Subilo a la bici. Al agarrar el manubrio debe poder usar los frenos con libertad (y seguridad). La planta del pie tiene que tocar el suelo.  Y ya que está arriba, asegúrate de que los frenos no le resulten demasiado duros y que pueda accionarlos fácilmente. De lo contrario, puede tener más de un susto. Si están muy duros, pueden regularse de una forma sencilla. Y tené en cuenta que en las bicicleterías, los profesionales podrán asesorarte y recomendarte qué bicicleta se adapta mejor a cada niño.

¿Cómo es el proceso con las rueditas?

Generalmente las bicis de entre rodado 12 y 20 suelen tener incorporadas las rueditas, sobretodo si son de paseo. No hay muchas variantes, mas allá de las marcas, las calidades suelen ser similares. Sin embargo, algo a tener en cuenta a la hora de colocarlas es que no deben quedar apoyadas al piso. El hecho de que las rueditas queden ligeramente flotando facilita el aprendizaje y le otorga cierta libertad de maniobra al pedalear. Además de prevenir, en caso de pasar por un desnivel, que la rueda trasera quede flotando.

¿Qué precio tienen las rueditas?

Aproximadamente, $500 el par.

 ¿Qué hay que tener en cuenta durante el aprendizaje?

Antes que nada, llenate de paciencia. Es importante no presionarlos y respetar sus distintas etapas de aprendizaje, que no son iguales para todos. Por eso tampoco los compares con otros niños.

¿Qué se debe tener en cuenta para elegir el casco?

Que les calce bien en la cabeza, una vez ajustado, no debe moverse para que cumpla su función. Hay cascos muy lindos y con diseños divertidos, pero si no se ajustan bien no sirven de nada. El factor clave a la hora de elegirlo es que esté homologado, ya que eso garantiza su calidad.

¿Qué accesorios recomendás sumarle?

Las luces pueden ser una buena opción, sobre todo en los pueblos o barrios cerrados donde los más chicos pedalean hasta que baja el sol. Para ellos cualquier luz está bien, lo importante es que entiendan el concepto de seguridad y cuidado.

Otras alternativas son los distintos accesorios que permiten personalizar la bici. Canastos, timbres portamuñecas, bocinas, hay de todo. A ellos les encanta sumar colores y accesorios divertidos, y eso hace que les encante su bici, se la apropien y quieran usarla.

 Ahora sí, con su casco, sus coderas y pedaleando sin parar los chicos se sienten libres e independientes para trasladarse. ¡A disfrutar del proceso de aprendizaje!

 

Especialistas consultados:

Luciano Canaglia, a cargo de la emblemática cadena de bicicleterías que lleva su apellido. Para conocer los productos y servicios que ofrece ingresá a este link

Dani Donadio @donadio.daniela  (seguila en su instagram y aprendé mucho más del mundo de las 2 ruedas!)

 

 

 

"

Resulta una actividad divertida y saludable. A la hora de aprender es importante no presionarlos y respetar las distintas etapas de aprendizaje, que no son iguales para todos

"
LAS MÁS LEIDAS