Sacate el miedo

Embarazo, bebés y miedo a manejar

February 16, 2017
0
Compartido 1 veces

Son muchas las mujeres con hijos chiquitos que tienen miedo a manejar durante el embarazo o después de convertirse en madres. Inclusive a pesar de haberlo hecho durante muchos años.
En muchas de ellas el temor nace durante el embarazo. En ese período surgen sentimientos de mayor cuidado por nosotras y por el bebé. En este sentido, precisamente como una forma de protección, muchas mujeres dejan de conducir a los pocos meses de comenzado el embarazo, proponiéndole retomar el manejo después del nacimiento del bebé. Es importante aclarar que el manejo y el embarazo están de la mano, perfectamente se puede manejar salvo que el médico indique lo contrario. Hay varias dudas de como utilizar el cinturón de seguridad, hemos armado un tutorial de cómo hacerlo. Lo podés ver a continuación.

¿Pero qué pasa poco tiempo después del nacimiento del bebé? A algunas madres les pasa que aunque se sentían seguras al volante cuando no eran madres, el hecho de llevar a su hijo/a dentro del auto implica una presión extra que se termina transformando en miedo y no pudiendo lograr manejar nuevamente.

¿Qué pueden hacer quienes quieren volver a manejar y no se animan o no quieren hacerlo con sus hijos? Hay que amigarse nuevamente con el auto, paulatinamente y primero sin los chiquitos. Comenzá a manejar otra vez, al principio no hagas recorridos de más de 30 minutos y por zonas y en horarios de bajo tránsito, para ir agregando dificultades tanto en cantidad de tiempo como las zonas que vayas a recorrer. Manejá sin tus hijos pero siempre con un objetivo, algún lugar donde tengas que ir, no salgas solamente “a dar una vuelta” sin un circuito claro y prefijado, y hacelo por lo menos tres veces por semana. Muchas veces ayuda utilizar las aplicaciones de tránsito (Waze, Google Maps) ya que al conocer el camino nos da más seguridad. Después de unas salidas con el auto, vas a ver a sentirte como antes y ese será el momento de llevar otra vez a tus niños/as, también con un objetivo que tenga que ver con ellos, por ejemplo llevarlos al pediatra, a visitar a un familiar, ir al jardín, etc. La única forma de estar segura al volante, es la práctica. La práctica te da la confianza necesitar para poder disfrutarlo.

Por supuesto que hay una gran cantidad de mujeres que manejan estando embarazadas sin ningún problema y lo siguen haciendo luego del nacimiento de sus hijos. Fijate si dentro de este grupo tenés alguna amiga y que te ayude a vivir este nuevo proceso al volante.

"

Especialistas consultados:
Vilma Azcurra y Omar Alzugaray

"
LAS MÁS LEIDAS