News

¿Qué anda pasando en las calles porteñas? Alejandra, una mujer al volante de su taxi

febrero 19, 2017
0
Compartido 0 veces

Nos encontramos con María Alejandra Herrera una tachera de 47 años que como muchas de nosotras, tomó –literalmente- el volante de su vida ante la adversidad.

En una linda charla de mujeres, nos hizo conocer sobre su lucha diaria, lucha que comenzó hace 13 años cuando debió cerrar su negocio familiar inesperadamente.

Proveniente de una familia de taxistas, fueron sus hermanos quienes le aconsejaron obtener su licencia de conducir (profesional) y unirse a la tradición familiar. Así, esta combatiente de la vida divorciada desde hace 8 años y madre de dos hijas Carolina de 19 y Lucía de 15 años discapacitada, salió al ruedo.

Le costó bastante conseguir alquilar un taxi, donde además, tuvo que lidiar con la discriminación por ser mujer: “Nosotros no contratamos mujeres” “¿Creés que vas a poder?” “Es un trabajo para hombres” fueron frases que escuchó varias veces. A pesar de eso, fiel a su condición de mujer imparable, siguió adelante. Y es este espíritu indomable lo que la lleva a diario a perseguir su objetivo: ser dueña de su propio taxi.

Mientras tanto, recibe pasajeros que todavía se sorprenden al ver una mujer “tachera” aunque le reconocen que es “cada vez más común”.

Al pedirle algunas anécdotas, sonrió y dijo: ” Miles en el día a día, bah.. en la noche”, ya que ella trabaja de 18hs a 6 de la mañana.

Una de las más risueñas “Un sábado lluvioso, con pocos pasajeros, me encerró un colectivo, casi chocamos, le hice luces y el muy maleducado me hizo una seña de mal gusto sacando su brazo por la ventanilla. Por lo que en la siguiente parada de él, estacioné delante y me baje; la cara de asombro del colectivero al ver que era mujer causó risa hasta en el pasaje y me pidió disculpas justificándose que pensaba que era hombre” nos relató Alejandra agarrándose la cabeza.

Y algo que nos dejó bien en claro es que ella hace oídos sordos ante el trillado “andá a lavar los platos”, porque sabe, como todas, que el que le gritó eso, en algún momento del día le tocará hacerlo.

Alejandra, al volante del taxi

LAS MÁS LEIDAS