Escapadas

En el medio de la ciudad, una flor que renace cada día

julio 29, 2017
1
Compartido 0 veces

En la locura de la ciudad nos encontramos con el monumento “Floralis Genérica”. Un espacio que atrae a todas las mujeres al volante al pasar por la Avenida Figueroa  Alcorta.

El concepto que se usó en el momento de crearlo nos encantó: “esta flor es una esperanza que renace cada día al abrirse”.

Cuando visites la Ciudad de Buenos Aires no podes dejar de pasar a verla, se encuentra en el centro de un parque cuatro hectáreas arboladas, rodeada de sendas que se acercan y alejan brindando diferentes perspectivas del monumento y situada por sobre un espejo de agua, que aparte de cumplir su función estética, la protege. Representa una gran flor realizada en acero inoxidable, con esqueleto de aluminio y hormigón armado, que mira en dirección al cielo, extendiendo hacia él sus seis pétalos. Pesa 18 toneladas y tiene 23 metros de alto.

Es un monumento dinámico diseñado exclusivamente por el prestigioso arquitecto argentino Eduardo Catalano, donada en abril de 2002 al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

De acuerdo a su mentor, el nombre se adoptó  porque es ley de la flora nombrar sus especies en latín. Floralis, significa que pertenece a la flora, y en consecuencia a las flores. Genérica, por su parte, deriva del concepto de género e indica que representa a todas las flores.    

Una de las características de la flor es un sistema eléctrico que abre y cierra automáticamente los pétalos dependiendo de la hora del día. Durante  la noche, la flor se cierra emanando de su interior un resplandor rojo para renacer abierta la mañana del día siguiente. Este mismo mecanismo es el que cierra la flor por fuertes vientos. La flor se abre todas las mañanas a las 8 hs y se cierra al ocaso, en un horario que cambia según la estación del año.

Solo hay cuatro noches especiales en las que permanece abierta, el 21 de septiembre, el 25 de mayo y el 24 y 31 de diciembre.

Por todo esto a todas las mujeres les recomendamos que alguno de todos esos días que pasen por ahí, frenen unos minutos para contemplar a esta gran flor.      

 

LAS MÁS LEIDAS