Consejos

Banquinas peligrosas

May 19, 2017
0
Compartido 0 veces
Nota escrita por
Luly Dietrich Fundadora y Directora General

Lo vemos a diario. Mejor dicho, lo sufrimos a diario. Si a las congestiones de tránsito le sumamos a los que no respetan las normas y avanzan por las banquinas, es una combinación más que peligrosa.

Ese lugar reservado exclusivamente para detenerse en caso de emergencia o como vía de escape ha sido estudiado a fondo por el Observatorio Vial Latinoamericano (OVILAM) que presentó un completo informe acerca del mal uso que le dan los conductores argentinos a este lugar.

Se determinó que la cantidad de vehículos que circularon por la banquina en horas de la mañana por General Paz fue en promedio de 952 unidades/hora (10,5% del total) lo que significa que algo más de uno de cada 10 vehículos circulaban en forma indebida. Un aspecto llamativo fue que “las conductoras” de vehículos particulares usuarias de las banquinas fueron el 13,8%, o lo que es casi lo mismo, uno de cada siete vehículos particulares que avanzaba por la banquina estaba manejado por una mujer. Esto indica que las mujeres tienden a ser más respetuosas del “no uso” de las mismas que los hombres.

La cantidad de vehículos que circularon por allí a la tarde a la altura de la Av. San Martín fue en promedio de 1185 unidades/hora (12,6% del total) por lo que uno de cada 8 vehículos lo hacía por el lugar inapropiado
En este caso “las conductoras” de vehículos particulares mostraron no estar tan apuradas para volver a casa como los hombres, ya que solo el 10,7%, de quienes circularon por la banquina eran mujeres.

Las soluciones existen y deben implementarse rápidamente. La primera y más fácil es establecer controles. Otra fundamental  es la educación vial, pero van a verse sus frutos luego de varios años. Todos los trabajos en educación, concientización, control y sanción deben estar enfocados en lograr un cambio cultural y entre todos podemos hacerlo. Pero personalmente insisto que la mejor forma de solucionar esto es dando el ejemplo y marcándole al otro cuando no cumple las normas de convivencia. 

 

LAS MÁS LEIDAS